La mentira de 60 millones de euros

Tengo que confesarlo: Miento a los alumnos en prácticas. Les cuento que las anfibolitas no tienen silicatos ricos en aluminio como los que aparecen en rocas pelíticas, en plan estaurolita, distena, andalucita, sillimanita o cordierita. Lo hago por su bien, para que en el examen se centren y no “vean” decenas de minerales. Pero es mentira.

Mapa geológico del macizo anfibolítico de Arinteiro (según Gómez Barreiro y Castiñeiras).
Mapa geológico del macizo anfibolítico de Arinteiro (según Gómez Barreiro y Castiñeiras).

En una pequeña aldea gallega (Arinteiro, dentro del Concello de Touro), rodeado por legiones de esquistos (la mítica Serie de Órdenes), resiste un grupo de anfibolitas que tienen estos minerales. Son rocas raras, pero existen (haberlas, haylas, como dirían por allí). Yo tampoco lo creía al principio; me las llevé a la microsonda electrónica y todo para comprobarlo. Y sí,  ahí estaban ellos: estaurolita y distena conviviendo tan panchos con granate, hornblenda, otros anfíboles Fe-Mg (antofilita-gedrita y cummingtonita), clorita y albita, principalmente. Os pongo una foto.

En esta lámina delgada conviven en armonía minerales típicos de una anfibolita (hornblenda, granate y plagioclasa) con estaurolita (¡anatema!). El campo de visión de la foto son 5 mm.
En esta lámina delgada conviven en armonía minerales típicos de una anfibolita (hornblenda, granate y plagioclasa) con estaurolita (¡anatema!). El campo de visión de la foto son 5 mm.

Investigando un poco descubrí que pertenecían a un grupo de rocas muy diverso, llamado anfibolitas pobres en Ca (capur para los amigos). Lo curioso de estas rocas es que si les hacemos un análisis de roca total, descubrimos que no hay ningún otro tipo de roca igual, es decir, ¡su protolito no existe! Esto quiere decir que se trata de rocas con una historia compleja, que incluye:

  1. Formación de unas rocas desconocidas (posiblemente basaltos o gabros).
  2. Modificación de su composición original.
  3. Su posterior metamorfismo.

En este esquema parece estar todo el mundo de acuerdo, pero existe una discrepancia sobre cómo se produce la modificación de la composición original. A este respecto, existen dos hipótesis principales. La más aceptada estipula que se trata de rocas básicas formadas en un ambiente marino cuya composición fue modificada por un metamorfismo de fondo oceánico.
Con esta idea en mente, dos geólogos británicos estudiaron estas rocas en Arinteiro (financiados por una empresa minera interesada en sus yacimientos de cobre) y llegaron a la conclusión de que se trataba de un yacimiento de tipo Chipre en el contexto de una ofiolita (Badham y Williams, 1981). Esto es lo que se llama un modelo de exploración, comparas tu yacimiento desconocido con otro del que conoces sus características y así ya sabes cuánto cobre puede haber y cómo estará distribuido.

Sin embargo, existe otra opción que considera que la modificación de la composición de esas rocas básicas tuvo lugar durante el metamorfismo. Esta idea es la que planteamos un colega de Salamanca y yo en nuestras tesis doctorales y la publicamos en Geogaceta en dos partes (parte I y parte II). En este macizo de Arinteiro no solo hay anfibolitas pobres en Ca, también hay anfibolitas normales con y sin granate, metagabros, mármoles y rocas de silicatos cálcicos. Para nosotros estaba claro que la mineralización está asociada a las anfibolitas pobres en Ca y que estas anfibolitas aparecen siempre relacionadas con zonas de cizalla. Estas zonas de cizalla son muy llamativas, porque en ellas se desarrollan a veces grandes cristales de granate (otra mentirijilla para los alumnos: la deformación disminuye el tamaño de grano…).

En nuestro modelo partimos de una roca plutónica básica con la mineralización diseminada. Durante su enterramiento es atravesada por zonas de cizalla, la composición de la roca se modifica (pierde Ca) y la mineralización se concentra. De esta manera, si queréis encontrar cobre, estará en las anfibolitas pobres en Ca y éstas, asociadas a zonas de cizalla.

Hace un par de años me enteré de que una empresa australiana estaba considerando reabrir la mina para extraer cobre (podéis ver la noticia aquí). Me pregunto qué modelo de exploración usarán.

Anuncios

Un pensamiento en “La mentira de 60 millones de euros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s