Cascada del río Xallas

Mi primera aportación a la iniciativa del IGEO de los #100geositios fue esta

Aunque tengo cientos de fotos de rocas, estructuras y demás del mundo endógeno, me decanté por una forma del paisaje que, aunque es muy conocida en Galicia, es casi desconocida en el resto del país. Y eso que es probablemente el único caso en Europa de una desembocadura de un río en forma de cascada.

En este mapa podéis ver dónde se encuentra la famosa cascada (si algún día vais a visitarla, veréis en los carteles fervenza en vez de cascada, literalmente, hervidero)

La única referencia que tengo sobre este lugar es un pequeño libro editado por el IGME con los Puntos de Interés Geológico de Galicia (se hizo otro para Asturias y creo que no hay más).

En la descripción general se cuenta que el río Xallas discurre a unos 10 km de la desembocadura por una zona muy llana, pero que en ese punto se encuentra con un macizo granítico y se encaja fuertemente. Las principales hipótesis que se barajan para explicar esta morfología incluyen movimientos tectónicos en bloques (horst y graben) y la dureza del material ígneo que atraviesa el río.

Os aconsejo que le echéis un vistazo al MAGNA de la zona (número 93-Outes), que yo después de lo de las quiastolitas del fin de semana pasado me he reconciliado con los MAGNAS, y que hagáis zoom-out en el mapa anterior, donde se ve muy bien cómo, al entrar en el granito, el río se encaja.

En el trabajo más reciente que he conseguido encontrar (tecleando Xallas geomorphology en Google), un artículo en la Revista de la Sociedad Geológica de España, su autor, J.L. Pagés Valcarlos, dice en la página 396, a propósito de la ría de Corcubión, en la que desemboca el río Xallas: “El trazado articulado del litoral es una consecuencia de la intersección de diversos sistemas de fracturas de direcciones NNE-SSO, NE-SO y NNO-SSE, mientras que el diseño de la planta de la ría está controlado por el factor litológico. Así, la desembocadura del Xallas (Fervenza de Ézaro) se encuentra sobre el macizo granítico de O Pindo (granito biotítico de extraordinaria resistencia a la meteorización mecánica) que ha actuado, y actúa, estrangulando la expansión lateral del río, evitando la apertura de un valle amplio por lo que no se configura el tradicional diseño alargado que caracteriza a las rías (Pagés Valcarlos, 1996).”

Visitas obligadas en los alrededores son el Monte Pindo (sagrado para los celtas), la población de Carnota (en cuyo famoso hórreo está sacada la foto de mi avatar en Twitter) y, por supuesto, el fin del mundo (Finisterre). Eso sí, llevad paraguas y bañador, en Galicia nunca se sabe.


Actualización 25 de junio de 2015

El aprovechamiento desmedido de todo lo que nos rodea tiene sus consecuencias, como podéis ver en este tuit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s